27.2.14

La caja de herramientas de un escritor (1)

L@s que me tienen como contacto en facebook o me siguen en dicha red social, sabrán que quedé encantada con Mientras escribo de Stephen King, mismo que fue un auto-regalo de cumpleaños, y del que ahora sé, no pude haberme dado algo mejor :P

El libro es un gran anecdotario –sustancioso y divertido–, sobre algunas cuestiones que el escritor ha querido compartir acerca de su experiencia en el oficio. De tal forma que, el día de hoy (y según el tío Steve) les vengo a hablar de la caja de herramientas de un(a) escritor(a).

El oriundo de Maine, cuenta que un verano, cuando era todo un jovenzuelo, estuvo ayudando a su tío Oren a cambiar una mosquitera y que, para reemplazar los tornillos, él le pidió que le llevara «la caja de herramientas» que su abuelo Fazza le heredó… la cosa es que la caja de herramientas aparece aquí entrecomillada, porque no era cualquier caja, sino que se trataba de una enorme caja de varios embalajes, pesadísima para el joven King. De cualquier manera, Stephen fue por ella y con gran trabajo cumplió su cometido, pero después no dejó pasar la oportunidad de preguntarle a su tío que por qué no simplemente le había pedido la herramienta que necesitaba en lugar de hacerlo cargar toda la caja, y, con gran acierto, su tío le respondió que prefería tener la caja completa consigo, a su entera disposición, vamos, para ocupar lo que fuera necesario y, por así decirlo, no estar dando vueltas o dejar la tarea a medias.

De este modo, Stephen King obtuvo una gran lección que supo aplicar al terreno de la escritura…

Según el autor estadounidense, un escritor debe poseer una caja de herramientas de al menos cuatro niveles, siendo libre de construir otro par, pero que añadir más no sería recomendable, porque a la larga ya no tendría la condición de portátil. 
"También tienes que disponer de varios compartimentos para los tornillos y las tuercas, pero su situación y contenido es cosa tuya" 
La caja (simbólica, obviamente, y según lo que pude comprender) es ideal que contenga lo siguiente:
  1. Vocabulario.
  2. Gramática.
  3. Elementos estilísticos.
  4. Disciplina.

Y en esta ocasión, solo hablaremos del vocabulario, ya que el siguiente post estará dedicado a los siguientes niveles de la caja. Así que:

Como ya mencioné, en el primer nivel debe encontrarse el vocabulario, que puede ser un «léxico enorme» o uno «reducido y sencillo», pero del que no importa qué tanto poseas (claro que influye, pero no es determinante), sino cómo lo emplees.

Aquí, un ejemplo de «léxico enorme»*:
Las cualidades de correoso, indeteriorable y casi indestructible eran atributos inherentes a la forma de organización de la cosa, pertenecientes a algún ciclo paleógeno de la evolución de los invertebrados que se hallaba fuera del alcance de nuestras capacidades especulativas.
—H. P. Lovecraft, En las montañas de la locura

Acá, un ejemplo de uno más sencillo*:
Algunos dueños eran amables porque no les gustaba lo que tenían que hacer; otros estaban enfadados porque no les gustaba ser crueles, y otros eran fríos porque ya hacía tiempo que se habían dado cuenta de que sólo se podía ser dueño siendo frío.
 —John Steinbeck, Las uvas de la ira

¿Notas la diferencia? Como dice Stephen King, el primer ejemplo se trata de palabras poco comunes, en donde no se repiten muchas y que recurre a tecnicismos. En cuanto al segundo ejemplo, tenemos una estructura con cierta complejidad, pero con un vocabulario sencillo, que cuenta con una mayoría de palabras monosílabas o bisílabas. Para esto, creo que es, ¡momento de un ejercicio!
Exercise:  
Para saber cómo es tu vocabulario, puedes empezar analizando un solo párrafo de uno de tus escritos: revisa cómo son las palabras que usas (es decir, si son muy complejas, técnicas, o si, por el contrario, son coloquiales; también puedes ver cuál es el promedio de sílabas por palabra que manejas), cómo te expresas en los diálogos, o si repites alguna palabra… 
A propósito del ejercicio, recuerda que tú mism@ puedes hacer un pequeño listado de sugerencias (o notas mentales) para trabajarlo en textos futuros o editar el texto en cuestión. 

Mi librito con la Kitty lectora :3
Ya hemos llegado al final de esta entrega, y, sobre la misma, quiero recalcar que la mejor forma de ampliar o enriquecer tu vocabulario, o de conocer y mejorar tu escritura, es leyendo... Pero eso lo veremos más adelante también, así que nos vemos pronto :)

Continuará...


*Ambos ejemplos son dados por King.

Material complementario: 
1) El vocabulario y su importancia.
2) KING, Stephen (2013). Mientras escribo. México: Random House Mondadori. Traducción de Jofre Homedes Beutnagel.

6 comentarios:

Narrador dijo...

Buena y útil entrada.

Christian Rey dijo...

Gracias por tan útil entrada, realmente no había pensado en esa caja y que ahora empiezo a creer que es necesaria y por ende empezar a llenarla

Athena Rodríguez dijo...

Muchas gracias a ustedes, por leer y comentar.

Saludos ^_^

Maria Od dijo...

¡Hola Athena! Muchas gracias por compartir tan sabia información *-* ¡No me pierdo la siguiente parte! :)

Lizbeth dijo...

Juro que creí que sería algo así como un lápiz del #2, un borrador, 2 sacapuntas jajajaja

Pero esta entrada es más útil que eso.

Gracias.

Athena Rodríguez dijo...

Jajaja... ¡Genial Lizbeth!

Gracias por leer y comentar :D