10.4.14

La caja de herramientas de un escritor (2)

Al fin me pude sentar a escribir, y aquí está la segunda (y más extensa) parte del artículo que empecé sobre La caja de herramientas de un escritor… Así que, ¡vamo’ allá!

***

Para el segundo nivel de esta peculiar caja, Stephen King recomienda situar la gramática, de la que está seguro que muy poco sirve estudiar a conciencia y, no obstante, en la última parte de este post, les coloco un pequeño documento sobre el tema… 

La gramática, según la RAE, es el arte de hablar y escribir adecuadamente, es decir, de conocer la estructura y las combinaciones de determinada lengua, para así poder transformarla en literatura, o sea, emplearla como herramienta de expresión artística. 

Y, enseguida, el autor estadounidense destaca la relevancia de los siguientes puntos:

  • Los nombres y los verbos
King cree que un sujeto u objeto (o ente central de la acción) acompañado del verbo correcto, puede llegar a considerar una frase perfecta. En este sentido, menciona que “las ideas obtenidas de este ejercicio tienen poco sentido racional, pero hasta las más raras seducen por lo que podríamos llamar su peso poético”… Ejemplos: «Jane transmite», «Las piedras explotan», «Las montañas flotan», «Las ciruelas deifican». 

No obstante, llama a poner especial énfasis en la debida construcción de oraciones (sujeto y predicado).

  • El párrafo

El aspecto de los párrafos es casi igual de importante que lo que dicen. Son mapas de intenciones”, menciona King, y comparte que —para él— un párrafo cuenta más como unidad, que la frase o la misma palabra, puesto que es éste el que tiene la capacidad para soterrar o impulsar al lector.

La construcción de tus párrafos, obviamente, depende mucho de tu estilo y, sin embargo, Stephen King llama a no pensar demasiado en dónde comienza o termina un párrafo, que eso ya se podrá arreglar en las revisiones y que para su manufactura bien podría resultar contemplar esta fórmula/secuencia:
Frase-tema + profundización y descripción.

Del párrafo, también dice, “en vez de ritmo es melodía. [Y] cuanta más narrativa se lee, más uno se da cuenta de que los párrafos se forman solos”.

  • Verbos conjugados en voz pasiva o activa

King maneja que los verbos pueden ser conjugados en dos voces: pasiva o activa. Por ejemplo: esta en voz pasivaLa reunión ha sido programada para las siete” y “El cadáver fue trasladado de la cocina y depositado en el sofá del salón”; en tanto que se encuentra en voz activaLa reunión es a la siete” y “Freddie y Myra sacaron el cadáver de la cocina y lo depositaron el sofá del salón”… ¿A que da un efecto más impactante la voz activa, verdad?

Y, al respecto, se puede rematar con las siguientes palabras del tío Steve:
El sujeto de una frase con el verbo en voz activa hace algo, mientras que al de una frase con voz pasiva le están haciendo algo. El sujeto no interviene. Te recomiendo evitar la voz pasiva. […] La voz pasiva no entraña peligro”. Así que la decisión es suya, pero creo que los ejemplos son contundentes.

  • Los diálogos y la desconfianza en el adverbio

Acerca de los diálogos, Stephen King advierte que su construcción es más una habilidad de escucha que de escritura, puesto que es necesario experimentar el lenguaje oral para poder hacer una construcción de este talante en nuestras historias, de forma que, al escribir, respetemos las distintas enunciaciones, las pausas que se hacen al hablar y las atribuciones pertinentes que se le puedan hacer al diálogo, tales como las acotaciones que contienen el sentir del personaje en cuestión o lo que es parte de la acción o ambientación de algún pasaje.

Por otra parte, aconseja King: “desconfía del adverbio”, y añade que sobre todo de los que presentan el sufijo '-mente'. Y es que si bien los adverbios acompañan al verbo e incluso lo ayudan a lograr cierto efecto en el lector, lo cierto es que no debe abusarse de ellos, ni acudir al sufijo mencionado una y otra vez, puesto que la lectura se hace repetitiva y resulta un grandísimo fastidio. Así que ya saben, para que no caigamos en este error, hay que hacer gala de nuestro precioso (ya sea enorme o reducido) vocabulario.

De modo que, siempre que vayas a escribir “definitivamente”, “rápidamente” o “cruelmente” detente a pensarlo y contempla si esta es la única opción viable o no; y no digo que erradiques los adverbios, pero creo que quedan terrible en exceso (bueno, en realidad cualquier exceso es dañino >_<') y, como dijera Alejandro Quintana en su concurrido artículo, es parte de los 3 errores al escribir que te delatan como novato

Y, para concluir este apartado, ¡evítalos en los diálogos! Pues los adverbios, con regularidad, entorpecen la lectura.

  • Elementos estilísticos

«El estilo es una característica propia de la expresión artística; éste irradia la particular visión de mundo y la personalidad del artista.  No puede existir un arte sin estilo como no puede ser un hombre sin características propias… “La ciencia es genérica y el arte es individual, y por eso hay estilo en el arte y no lo hay en la ciencia.  El arte es la manera de ver el mundo de una sensibilidad intensa y curiosa, manera que es propia de cada uno de sus creadores, e intransferible”»
Ernesto Sabato, retomado por Alicia Losada.

A propósito, King hace mención de que “escribir bien consiste en entender los fundamentos (vocabulario, gramática, elementos del estilo) y llenar la tercera bandeja de la caja de herramientas con los instrumentos adecuados”, a gusto (consciente o no) de quien escriba. Es decir, que una vez identificadas todas las herramientas, tienen que hacerse propias, para que puedan formar parte de nuestro estilo. 
Otra portada con que se publicó
esta pequeña joya.
O bien, podemos hacerlo a la inversa (como el ejercicio de la entrega anterior, para ver cómo era nuestro vocabulario, pero esta vez para conocer el estilo), pues se puede analizar un texto propio para entender de qué manera nos expresamos, por ejemplo: conocer cómo hacemos uso de los recursos fonéticos... como el cómo es que producimos ciertos efectos (tensión, calma, etc.), con qué palabras y a través de qué estructura hacemos llegar nuestro argumento, vamos; identificar si hacemos uso de la comparación, de la metáfora, de la analogía, o si construimos juegos de palabras. Todo esto, con la intención de saber si a conciencia es lo que queremos emplear y principalmente para detectar las debilidades de nuestro estilo (en otras palabras, si se logra o no determinado efecto, al menos para la lectura particular. Que muchas veces se da por el desconocimiento del mismo) y así, quizá, buscar las herramientas para mejorarlo.


  • Para escribir 

Si quieres ser escritor, lo primero es hacer dos cosas: leer mucho y escribir mucho. No conozco ninguna manera de saltárselas”, aconseja el nacido en Maine, y los amantes de las letras, tampoco es algo que creo estén buscando hacer...
"Advertirás [entonces] que ya tienes casi todas las herramientas necesarias, pero te recomiendo volver a examinarlas una por una al guardarlas en la caja. Conviene verlas como si fueran nuevas, acordarse de su función y, si hay alguna oxidada (lo cual es muy posible, sobre todo si hace tiempo que no se utiliza a fondo), limpiarla".
Así que hasta aquí llegamos. ¡Uh! 
Doy por terminado el artículo, y cualquier cuestión que surja, no duden en comentarla. 
Para finalizar, agradezco su tiempo y espero que hayan encontrado algo interesante en esta publicación. Ah, ¡y no olviden leer Mientras escribo!


Material complementario: 
1) GÓMEZ, María Victoria (2005). Gramática para todos. Argentina: Universidad Nacional de Cuyo.
2) KING, Stephen (2013). Mientras escribo. México: Random House Mondadori. Traducción de Jofre Homedes Beutnagel.
3) LOSADA, Alicia. El estilo literario. Blog: Literatura de Ernesto Sabato.
4) Recursos estilísticos.
5) Verbo: voz activa y voz pasiva.

1 comentario:

Pierre Daboin dijo...

Saludos Athena.

Artículo súper interesante. Estuve leyendo la entrada del Bosque Cerrado. Me ha parecido bastante interesante la presentación. Vamos a leerte para conocer los mundos de tu imaginación. También espero tenerte pronto por mi blog, recibiendo tus impresiones que siempre serán muy bien recibidas.

Igualmente te invito a que leas la novela por entregas de una amiga, bastante joven que se inicia en el género de la novela de fantasía. Tiene muy buen futuro, pero está empezando y está buscando que le den buenas críticas para mejorar. Su blog es http://teirakunmundosinaire.blogspot.com

Un abrazo Athena, espero que podamos algún día intercambiar impresiones ;)