26.5.15

Sobre qué escribir...

Quise traerles una publicación (pues me he propuesto traer algo al blog, al menos una vez a la semana), pero no tenía un motivo concreto, así que me hice la siguiente pregunta: ¿sobre qué escribir? (ding, ding: foco rojo), y la respuesta vino en consecuencia: escribiré acerca de qué escribir, cuando se quiere hacerlo... ¿Me acompañan?

***

Está bien, ya has decidido ser escritor(a), o al menos escribir algo (una novela, un cuento, un relato, o incluso puede que se trate de ensayo, biografía y autobiografía novelada o poesía), no obstante, antes de empezar, cabría preguntarse sobre qué escribir [es cierto que no siempre hay lugar para la pregunta, pues habemos quienes tenemos algunas historias danzando entre el hemisferio cerebral derecho y los ligamentos de la mano. Sin embargo, como podrán adivinar desde ahora, este post es para los que se estén planteando dicha cuestión]. Y en esa dirección, si me regalas unos minutitos, te invito a revisar los puntos que desarrollé a propósito:


1. Escribe sobre lo que quieras...
En el más amplio sentido de la palabra: eso que te mueve a querer hacerlo, lo que se te antoje decir o los personajes y las historias que anheles plantear, considerarán un buen comienzo. Aunque si llega a agotarse este recurso, verás que a pesar de que construyas hilos argumentales, historias completas que parezcan desentenderse de "ese decir" o que hasta parezcan algo diametralmente distinto a ti, seguirás siendo tú y lo que cuentas al respecto.

2. Escribe sobre algo que te interese. 
Sí, ¡por supuesto! Puede que parezca igual al punto anterior, pero yo creo que hay grandes diferencias. Esta opción igual es viable, pues elegir escribir acerca de algo que nos interese (puede que no nos apasione, pero que en cambio nos genere el interés suficiente para ahondar en ello y compartirlo con los otros... aunque muchxs sí que nos dejamos llevar por este pantanoso motor), obviamente va a dar pie a que nos documentemos en relación a esto, o a que, con especial ímpetu, profundicemos con el pensamiento en la temática, emoción o trama en específico.

La mayoría de las ocasiones, al menos desde mi experiencia, el interés resulta un motor más potente que el "me gusta".

3. Escribe la historia que siempre 
has querido leer. 
Como escritores, la vida de lector es muy importante y, a veces, hay libros de otros autores que nos dejan pensando horas y horas sobre otra posible resolución para determinada trama, o sobre algún pasaje en particular que nos hubiera gustado explorar más... Así que esta es la oportunidad perfecta para trazar historias deseadas, historias con personajes propios, escenarios propios -estilo propio, también, cómo no-, con lo que puedas sentirte satisfecho: abordar el asunto, para despejar la cabeza y luego poder pasar a otra cosa.

4. Escribe sobre aquello que desconozcas. 
A veces, refiriéndome al segundo punto, se escribe sobre aquello que se conoce, pero creo que del mismo modo, es interesante internarte en un género* [revisar nota 1] que no estés acostumbrado a explorar en la escritura (acompañando el desarrollo de la historia con lecturas similares), de modo que puedes ver cómo te desempeñas en terreno desconocido -evaluar si de verdad es tan desconocido-, cuáles son tus carencias en ese sentido y pensar, desde ahí, en cómo puedes desarrollar dichas habilidades (qué materiales buscar a partir de entonces, por ejemplo).

5. Escribe para desarrollar una idea... 
Puede ser por asociación (como me gusta creer) o inspirado en* [revisar la nota 2]. Por ejemplo, a mí se me da bien (o al menos eso creo) escribir relatos o poesía, a partir de una imagen o una canción, y es por ello que les dejo aquí los recursos que utilizo con este fin: DeviantArt y AccuRadio.

By @Juliedillon
6. Escribe, simplemente, porque quieres hacerlo. 
A veces no importa el qué, sino que sencillamente se haga: es decir, el contenido bien puede ir revelándose poco a poco, pero a veces funciona (en mi caso, casi siempre con cuentos o relatos) comenzar a teclear una palabra tras otra e ir configurando frases, primero, para ponerse en situación, entrar en materia y desarrollar un personaje que ya después puede ir vislumbrando los siguientes acontecimientos, y a la larga, quizá ya se podrá ver de qué va lo que hemos escrito, sin que a lo mejor nos lo hayamos planeado en un inicio. Recomendación al margen: puedes darte el tiempo y el espacio para escribir una página, de cualquier cosa, al día... Así, al final del año, podrías tener más de 300 :)


Y esto es todo lo que se me ocurre por hoy, estimadxs moradores o paseantes blogueriles (ya ven, "sin querer queriendo" escribí sobre algo), así que si ustedes han considerado otros puntos, ¡son bienvenidos! No duden en compartir. Espero que el post haya sido de su agrado :)

¡Nos encontramos en los comentarios!

*Nota 1: no creo que las historias nazcan con un género, pero a veces la temática o el estilo de tu narración, al final pudiera o no marcar dicha diferencia y, por tanto, servir como punto importante si quieres llegar a publicar, y así buscar editoriales ad hoc. 
*Nota 2: no creo exactamente en la inspiración, al menos no en el sentido romántico en donde tiene que presentarse una musa y ¡zas! ya tienes prácticamente todo resuelto, pero sí creo en que hay detonantes de ideas, y, sobre todo, en el trabajo duro y constante: solo se escribe así, escribiendo (suena obvio, pero si lo piensas con detenimiento, no lo es tanto).

Lecturas y recursos sugeridos:
  • Generador de la primera línea (página en inglés que arroja un fragmento de enunciado, o enunciados completos, a partir de los cuales puede desarrollarse un texto. Ayuda, como dice el punto 6, a ponerse en situación) Allí mismo vienen generadores de otro tipo (diálogos, escenarios, nombres, etc.).

4 comentarios:

Arturo Guzmán dijo...

Me gusta mucho leer tu blog Athena. Me parece que escribes muy bien, y en tus entradas lo demuestras. Estoy de acuerdo con tus consejos, y la práctica de la lectura me lo confirma. He leído el libro de Stephen K. sobre escribir y de verdad que él es Grande. Sus consejos son muy buenos, y son complementarios con esta entrada.
Saludos.

Bohemio Cabral dijo...

Creo que al final del dia a cualquier lector le da por escribir, tal vez no como profesional pero si para uno mismo.
Ese punto numero 5 me gusto, las imagenes como las canciones me hacen imaginar historias que podria desarrollar.
Me apunto las lecturas y recursos sugeridos

Athena Rodríguez dijo...

Hola, Arturo, ¡muchísimas gracias! Y concuerdo contigo sobre el libro de King.

Y, Bohemio, tienes mucha razón; como lo dije en un entrada pasada, creo que escribir es la extensión natural de leer... Ojalá que sí te sirvan los recursos aquí adjuntos.

Gracias a ambos, otra vez, por tomarse el tiempo de leer y comentar.

¡Que estén muy bien!

Escriban. Nos seguimos leyendo :)

Alejandro Quintana dijo...

Hola Athena, muy buen artículo, lleno de claves más que interesantes para escritores. Precisamente esta semana he respondido a un comentario que me preguntaba si era recomendable escribir sobre temas de moda para conseguir más lectores. Este post responde a la perfección esa pregunta. Muchas gracias por citarme en tus sugerencias. Algo tarde porque se me había pasado este link, pero no quería dejar de saludarte :) ¡Un abrazo!